10 oct. 2011

Prueba de Genetica

Hoy ha sido la prueba de genética de Noa. Con tan solo dos años y 5 meses, ya tiene mas pruebas hecha con yo que tengo 32 años. Si nos ponemos a verlo asi, es algo doloroso, triste y duro de llevar, pero es necesario y sobre todo, como yo digo, esperar que todos y cada uno de los resultados salgan bien. Si alguien que jamás le han hecho una prueba de genética, deciros que es un simple analisis de sangre y saber de vuestros familiares si hay antecedentes de alguna enfermedad o caso familiar al tuyo. En nuestro caso, en familia directa, los primeros somos nosotros. Este post no lo he escrito para ser tan fria, viene al caso de como me he sentido mientras esperaba nuestro turno. Hemos sido los primeros en llegar y he visto de todo un poco. Imaginaros un gran pasillo largo, lleno de sillas solo a un lado. A primera hora, un papa y un peque de unos tres o cuatro años, recorriendo el pasillo de arriba a abajo, una vez, dos, tres, cuatro.... perdi la cuenta la verdad. Luego llego una madre con su hijo de aproximadamente unos 25 años, el muchacho todo el rato con el telefono en la mano sin parar de encenderlo y apagarlo y mirando la hora, creo que eso le tranquilizaba porque mientras lo hacia no hablaba nada. Tenia conversaciones con un tono frio con su madre, pero me dio la sensacion de quien era fria era ella, no el, se le oia decir... "Mama, te estoy hablando, mirame... cuando uno habla hay que mirar a la cara"... pero la madre estaba pendiente a otras cosas. Esa situacion me hizo pensar... ¿cuando sea Noa con esas edad y hablara... estare tan cansada para estar asi?. Ver a esa madre, no me dio corage, no me ha dado rabia al ver que no le hacia apenas caso a su hijo, me dio la sensacion de que ella estaba agotada, que no tenia mas fuerzas. Esta persona se la veia como una vela apagada, no me ha gustado nada el pensar en mi futuro asi. En cambio el, hubo un momento en que Noa, al ver el telefono, las altas tecnologias que a ella le encadila, se acerco a esta persona y el ... parecia que no sabia como reaccionar pero si se le vio una sencilla sonrisa. Me gustó verlo,senti dulzura hacia el al verlo que practicamente se le veia autonomo pero tambien pensaba en esa madre... ¡¡¡que necesario es el respiro familiar¡¡¡ es en lo que no dude a ver a esa familia.
Pero, el que me encandilo, el niño que me enamoro es Jose Antonio. Nos sentamos al lado suya y... lo primero que hizo fue preguntarnos como nos llamabamos y cual era nuestra fecha de nacimiento. Al contestarle tanto la mia como la de Noa, se puso muy feliz. Le dije... ¿te sabes todos los cumpleaños? y me contesto que si, todos los de la gente que conocia y la madre afirmo con la cabeza. El no volvia a preguntar, pero otra fijacion que tenia era los zapatos, Noa llevaba unos tenis brillantes rosas, y solo queria tocarlo, la madre le reprimio, pero muy suabemente. Esa mami trataba a su hijo con cariño pero estaba con la alerta puesta sabiendo donde tenia que rectificar a su hijo. Jose Antonio solo le preguntaba a la madre que cuanto tiempo tenia que esperar mas, y que por que puerta tenia que entrar, no queria equivocarse, queria saber por donde iba a entrar seguro. La madre le explico lo que iba a pasar alli puesto que el necesitaba saberlo, pero ya esta. Se le quedo grabado el nombre de Noa.
Y por ultimo, analizo tambien a Noa. Ella es angelical en presencia, de estas caritas de porcelana, no es pq sea mi hija es que es asi, cuando la veais no dudareis en darme la razon. Al casi la hora de entrar llego otro niño, este no se el nombre, pero era de faiciones similares a ella. Y tenia la misma costumbre de hecho, parecia que los dos hacian las mismas cosas. Los dos se cansaban de estar alli mirando, y eso que estaban tranquilos, los dos daban vueltas, los dos necesitaban de vez en cuando quitarse del medio porque nosotros los papis los veiamos ya que intentaban conductas inadecuadas (en el caso de Noa tirarse por el suelo, gritar...) pero no articulaban palabra alguna. Esa mami y yo nos mirabamos pero no deciamos nada, creo que no eramos capaz ninguna de mediar palabra.
Todo esto en dos largas horas de espera y eso que eramos los segundos, como siempre, tanto tiempo da para mucho.
Al salir de la consulta... oi una voz que me decia... Adios Noa, adios Ana, era Jose Antonio, un niño encantador.

2 comentarios:

Tamara dijo...

Lo importante es que la spruebas salgan bien, como tu has dicho.

Besos.

Bea dijo...

Ana enfrentarse a casos de adultos las primeras veces es impactante, y el pensar ¿seran asi el dia de mañana? yo creo q es algo habitual en nosotros. En cuanto a la mama "fria", quizas es lo q tu comentas, agotamiento fisico y mental, por lo poco q llevamos en esto ya sabemos q esto es duro, muy duro. Supongo q los años hara mucha mella en todo. Las frases q le decia el hijo de q hay q mirar a la cara, seguro q es lo q la madre se ha cansado de repetirlo al niño durante años y él lo tenga ya como una ecolalia o algo.
En fin, q lo q importa es q todo este bien, y es una paso mas dado. Dentro de poco acabaremos con este paseo de medicos
Un beso fuerte
p.d.: Noa no tiene cara de angel, es un angel